Actualidad

Medio centenar de biotech gallegas y portuguesas exploran oportunidades conjuntas de negocio

“Ayudamos a las empresas a centrar el tiro y a que conozcan dónde están las oportunidades”, asegura Eduardo Sanz, co-director de Farmaforum, quien anima a las firmas de la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal a buscar nuevos nichos

Cincuenta compañías biotecnológicas gallegas y del Norte de Portugal y diferentes agentes del sector (universidades, fundaciones y equipos de investigación) exploran oportunidades conjuntas de negocio y abordan las posibilidades de apertura de nuevos mercados. Las empresas biotech de ambas orillas del río Miño se dieron cita el 30 y 31 de enero en las instalaciones del CIMUS de Santiago de Compostela en una jornada sobre Desarrollo de negocio en el sector farma, organizada por el Clúster Tecnolóxico Empresarial das Ciencias da Vida de Galicia (Bioga) e impartido por Eduardo Sanz, co-director de Farmaforum. Este encuentro está enmarcado en el proyecto Interreg Poctep CT-Bio que impulsa la creación y puesta en marcha del Clúster Transfronterizo de Biotecnología Galicia-Norte de Portugal, iniciativa en la que participan como socios la Universidade de Santiago de Compostela (USC), Universidade do Minho, Oficina de Innovación BIC Minho, Asociación Portuguesa de Empresas de Bioindustria (P-Bio), Consorcio Zona Franca de Vigo (CZVF) y Bioga.

“Queremos ayudar a las empresas gallegas y portuguesas a centrar el tiro y a que sepan dónde están hoy las oportunidades de negocio”, aseguró Eduardo Sanz, licenciado en Farmacia con 30 años de experiencia en el sector farmacéutico. Las 50 compañías que acuden al CIMUS adquirirán una visión general del sector farmacéutico y también pondrán en práctica una estrategia de desarrollo de negocio. Adquirirán también una visión general de los principales mercados del sector farmacéutico: Península Ibérica, Estados Unidos, Asia (China y Japón) y América del Sur. Estos conocimientos les servirán para explorar de forma conjunta y cooperativa nuevas oportunidades de negocio y conocer que opciones existen de abrir nuevos mercados para sus productos.

Eduardo Sanz destacó en Santiago que “cada día es más difícil sacar productos innovadores al mercado farmacéutico”. Y puso un ejemplo. “Hace años podíamos encontrar en el mercado entre 30 y 40 nuevos fármacos cada ejercicio; ahora cada año tenemos en torno a seis nuevos fármacos realmente innovadores”. Pero a su juicio, el mercado farmacéutico presenta muchas oportunidades para las pequeñas compañías biotech, como las que nacen, crecen y se desarrollan en la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal. “En Estados Unidos, por ejemplo, las pequeñas empresas biotech están liderando el sector, hacen un trabajo enorme, tienen mucho talento, están muy especializadas y trabajan para las grandes compañías, a las que le cuesta más reaccionar”. “Son ágiles y rápidas y esas condiciones son determinantes ante las multinacionales”, añadió Eduardo Sanz, quien destacó lo importante de apostar por la transferencia del conocimiento que se genera en las universidades hacia la empresa y el mundo de los negocios. “Aquí está la clave del éxito futuro”, apuntó el experto.

En este sentido, el proyecto Poctep CT-Bio, que lleva implícita la creación del Clúster Transfronterizo de Biotecnología, promueve la cooperación, integración, dinamización, colaboración de diferentes agentes del sector biotecnológico en el espacio Galicia-Norte de Portugal. El co-director de Farmaforum animó a que empresas biotecnológicas gallegas y portuguesas colaboren en la búsqueda de nuevas oportunidades. En su opinión, la creación de un espacio común de trabajo en torno a la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal “permite incrementar las posibilidades y el potencial de desarrollo futuro de negocio”. “Estas iniciativas consiguen concentrar sinergias, gestionar más recursos, ampliar los mercados e aumentar las opciones que se presentan para crecer y desarrollar un proyecto”, dijo en referencia al Clúster Transfronterizo de Biotecnología Galicia-Norte de Portugal.

 

Inversión y tiempos

Según datos aportados por el máximo responsable de Farmaforum, para que una gran empresa farmacéutica pueda desarrollar un fármaco en base a una nueva molécula es necesaria una inversión de 1.800 millones de dólares y en torno a 15 años. “Y sólo el 6% de los proyectos tiene éxito”, apunta Eduardo Sanz, quien recuerda que “también hay innovación en otros muchos ámbitos” del sector farmacéutico. Para lanzar un producto de consumo sin receta para venta en farmacias es necesaria una inversión media de 250.000 euros, según sus cálculos, y en torno a 18-20 meses. “Pero el problema también radica en cómo vender ese producto”, añade el experto. Porque, por ejemplo, en 2017 salieron al mercado español en torno a 280 pro-bióticos diferentes. Y en los últimos cinco años se lanzaron 4.600 productos nuevos para venta sin receta en farmacias en toda España. “El sector farmacéutico es privilegiado y también competitivo; por eso las empresas que quieran buscar negocio deben apostar por la innovación para crecer”. A juicio de Eduardo Sanz, “el mundo es de los intrépidos, pero no de los suicidas”. En su opinión, esta máxima puede aplicarse perfectamente a quien quiera competir en un mercado como el del sector farmacéutico.

Publicidad

Facebook