Entrevistas

Bárbara Román, CEO de NoLegalTech: “Consultar a un abogado puede ahorrar disgustos a una startup”

NoLegalTech es la única consultora de abogados gallega especializada en atender las necesidades legales de las empresas tecnológicas

NoLegalTech, con sede en Santiago de Compostela, es una consultora legal especializada en prestar servicios a empresas de tecnología, fundamentalmente desarrolladoras de software. El proyecto es reciente. “Nos constituimos como empresa hace algo más de un mes, pero llevamos trabajando desde inicios de 2017”. Los abogados Bárbara Román Méndez y José Manuel Sendín Rodríguez lideran el proyecto. Con ellos colabora un desarrollador. “Ya hemos puesto en marcha varias iniciativas legales como, por ejemplo, una videoguía para usuarios de youtube, un proyecto de inteligencia artificial, un podcast para hablar de software libre y así acercar el lenguaje del mundo legal al mundo tecnológico”, explica Bárbara Román. Esta abogada explica cómo y por qué nació NoLegalTech. Aconseja a las startups gallegas que consulten a un abogado especializado antes de desarrollar su proyecto. “Es como ir al dentista y puedes ahorrarte muchos disgustos”.

_¿NoLegalTech trata de dar apoyo legal al mundo de la tecnología?

_Sí. Por ejemplo, muchos CEO de startups nos hablan del Mínimo Producto Viable (MPV) y realmente no tienen en cuenta la Mínima Legalidad Viable (MLV). Ellos tienen una idea de negocio, creen que se puede hacer y no ven ningún tipo de barrera. Cuando ya tienen todo el proyecto desarrollado consultan con su abogado, casi siempre a iniciativa de algún inversor. Ahí es cuando aparecen los problemas. Ya tenemos algún caso de que la idea de negocio desarrollada o es ilegal o en unos años presentará muchos problemas.

_¿Uno de los primeros pasos que debe dar una startup es acudir a un abogado?

_Sí. Hay que conseguir la Mínima Legalidad Viable (MLV). Si tienes una idea genial, una empresa como la nuestra que te puede decir cuáles son los límites legales de esa idea, localizar los problemas y aportar alguna solución. Si quieres seguir por la vía de la alegalidad, debes saber al menos qué riesgos corres.

_¿Hay muchas startups que incurren en alegalidades?

_Algunas.

_¿Puede poner algún ejemplo?

_Hacer desarrollos de software sin ningún tipo de contrato. Deben quedar claros los plazos, las cantidades que se pagan, por qué se pagan… Si surgen problemas debemos tener un marco legal al que agarrarnos. Es bueno tener un contrato, aunque éste sea muy básico.

_¿Más ejemplos?

_Analizamos una startup que lleva trabajando en un proyecto de energías renovables y  vimios que no tenía protección de datos. Creía que como tenía un software, no utilizaba ni recababa datos de los usuarios. Tuvimos que buscar una solución. Otro caso: un abogado compañero de Madrid nos comentó que una empresa que se estaba jugando un millón de euros en una ronda de inversión tuvo que paralizar el proceso porque durante dos meses no encontraban a la empresa que le diseñó el logo porque necesitaban que les firmara una cesión de propiedad intelectual. No sabían que les haría falta. Hubo que parar una inversión por un único papel.

_¿Aconsejan a las startups gallegas que antes de poner en marcha su proyecto se asesoren con un abogado especializado en nuevas tecnología?

_Sí. Ir a un abogado es como ir a un dentista. Duele durante la consulta y también al ir a pagar. Pero una consulta puede ahorrar muchos disgustos.

_NoLegalTech está teniendo mucho trabajo.

_La verdad es que sí, y por eso montamos la empresa. Trabajamos en el mundo legal pero inmersos en el planeta tecnológico.

_¿Los socios de NoLegalTech ya tenían inquietud por los ámbitos de la tecnología?

_Yo soy abogada penalista, que poco tiene que ver con la tecnología hasta que llegaron los delitos informáticos. Ahí sí que hubo una especie de boom. Me di cuenta que había muchos profesionales del derecho que no entendían la tecnología. Ahí se produjo mi primer acercamiento. Luego me tomé un año sabático y en ese período tuve experiencia con muchísimas startups de Galicia, que intercambiábamos servicios. Yo solucionaba problemas legales y ellos me explicaban cómo funcionaba su tecnología. Y aprendí un montón.

_¿Percibió que había una necesidad por parte de las startups de asistencia legal especializada?

_Todas las empresas tienen sus abogados de referencia, pero las startups creen que por gestionar los contratos de trabajadores ya tienen conocimiento para gestionar ciertas partes del negocio que en realidad no tienen. Tú le hablas a un abogado generalista de ‘cobrar por sprint’ y se cree que vas a salir corriendo con la pasta.

_La tecnología abre un abanico de posibilidades para el mundo legal.

_Sin duda. Vamos a micro-nicho porque nuestro cliente objetivo son empresas de desarrollo, pero alrededor de este mundo hay muchísimos satélites que ofrecen muchísimas oportunidades para los abogados. Las nuevas tecnologías para un abogado generalista es el correo electrónico. Tú le hablas a un abogado de bitcoin, blokchain o inteligencia artificial y le da una vuelta la cabeza.

_¿Vuestros clientes están en Galicia?

_El 50% está en Galicia. Y la otra mitad está ubicado por el resto de España. Las empresas tecnológicas tienen unas dinámicas de trabajo muy flexibles: correo electrónico y videoconferencias. No es necesaria la presencia física.

_¿Sois la única empresa de este tipo que trabaja en Galicia?

_Sí, somos los únicos, de momento.

Publicidad

Facebook