Actualidad

Las 100 patentes activas de la USC generan un retorno de 100.000 euros cada año

“Una patente que no se puede comercializar es papel mojado”, afirma Susana Torrente, experta en valorización y transferencia de la USC, quien abordó en Santiago el valor estratégico de las patentes en una jornada organizada por el Clúster Tecnolóxico Empresarial das Ciencias da Vida y la propia Universidade

La Universidade de Santiago de Compostela (USC) gestiona cada año entre 30 y 40 nuevas patentes que son resultado del estudio y trabajo de los centros y equipos de investigación de los Campus de Santiago de Compostela y de Lugo. La USC cuenta actualmente con una cartera de alrededor de 100 patentes que le generan cada año un retorno económico a la propia Universidade de Santiago de Compostela de algo más de 100.000 euros. Estos datos los aportó Susana Torrente Vilasánchez, técnica superior de Gestión en el Área de Valorización, Transferencia e Emprendemento de la USC, que impartió una conferencia celebrada en mayo en el Edificio Emprendia en Santiago de Compostela sobre Las patentes como elemento de valor estratégico en una jornada de formación cruzada organizada por el Clúster Tecnolóxico Empresarial das Ciencias da Vida (Bioga), que preside Carme Pampín, y el Área de Valorización, Transferencia e Emprendemento de la USC.

“La USC gestiona cada año entre 20 y 30 patentes nuevas”, manifestó Susana Torrente Vilasánchez, quien destacó el “buen nivel de la Universidade de Santiago de Compostela”. ¿Qué cartera de patentes gestiona la USC?. “Las que se están explotando actualmente son alrededor de 100”, añade la experta, quien destaca que muchas generan retorno durante años y otras se descartan una vez que no cumplen las expectativas. Susana Torrente Vilasánchez recordó que la “Universidade Santiago de Compostela es la propietaria de las patentes que resultan de los estudios y trabajos de sus centros y equipos de investigación. “Los inventores constan como inventores en la patente, pero el titular de los derechos es la Universidade de Santiago”, añade la experta, que hizo en la conferencia organizada por Bioga y por la USC un repaso de los derechos que confieren las patentes y las razones que motivan a proteger las invenciones.

Susana Torrente Vilasánchez explicó toda la trayectoria que requiere una patente hasta que genera un retorno económico, su objetivo último. “Si no se puede comercializar y no aporta un retorno económico esa patente no sirve para su función, es papel mojado”. La técnica también hizo hincapié en el tiempo que pueden tardan en generar retorno económico unas u otras patentes. “En las TIC el retorno es más inmediato y, por ejemplo, en el sector biotecnológico, donde hace falta un desarrollo largo para llegar al mercado, el retorno económico llega después de varios años”.

La labor de esta doctora en Química Orgánica especializada en Propiedad Intelectual, Patentes, Marcas, Diseños y Derecho de la Competencia, comprende la protección, valorización y transferencia de las invenciones de la USC. Destaca que la Universidade de Santiago registra patentes en muchos ámbitos como medicina, farmacia, biología, química, física, óptica y también en el sector TIC. “La USC gestiona sus patentes y busca empresas que se interesen en esas tecnologías para que éstas continúen con el desarrollo de la tecnología y con la patente hasta comercializarla”, indica la experta, quien aclara que “la Universidade no puede comercializar porque es una institución sin ánimo de lucro, pero sí puede obtener un retorno que reinvierte en I+D”.

Publicidad

Facebook