Entrevistas

Juan José Nieto Roig: “Transmitir conceptos e ideas de cerebro a cerebro puede ser realidad en unos años”

El catedrático de Análisis Matemático y vicepresidente de Comisiones de Evaluación de la Unión Europea sobre tecnologías emergentes asegura que todo proyecto de Galicia que acuda a programas de la UE debe cumplir tres condiciones: “excelencia, implementación y rigurosidad”

Juan José Nieto Roig [A Coruña. 1958] es catedrático de Análisis Matemático de la USC. Es también evaluador de proyectos sobre tecnologías emergentes que se presentan a programas financiados por la Unión Europea. Conoce como nadie los entresijos de los proyectos que tiene en marcha Bruselas para impulsar las iniciativas vinculadas a la innovación. A su juicio, todo proyecto innovador que acuda a cualquier programa de la UE debe cumplir tres condiciones: “excelencia, implementación y rigurosidad”. Juan José Nieto Roig, que también es miembro de la Real Academia Gallega de Ciencias, asegura que en Europa se está trabajando en proyectos “sorprendentes” en materia de tecnología emergente.

_Usted es evaluador, entre otros, del Programa de la Unión Europea Horizonte 2020. ¿Cuáles son las claves para que un proyecto innovador se presente, cumpla todos los requisitos exigidos y obtenga la ‘luz verde’ de la financiación?

_Hay tres criterios fundamentales: excelencia, implementación y rigurosidad.

_Usted evalúa en el programa Future Emerging Technologies (FET), de tecnologías emergentes, que trata de identificar nuevas líneas de investigación con base tecnológica.

_Las tecnologías futuras y emergentes deben basarse en ideas nuevas y disruptivas. Deben ser proyectos rompedores, novedosos y que aporten nuevas perspectivas de las posibilidades que ofrece una idea científica. Debe también poder llevarse a la práctica. Trata de establecerse un puente entre la ciencia y la tecnología.

_Esa idea, como usted comenta, debe aportar una solución práctica para la sociedad.

_Efectivamente. Hace años pensar en coches autónomos era ciencia ficción. Hoy casi es una realidad. Y si no es una realidad es porque hay problemas legales con los seguros. Ahora hay proyectos innovadores que son casi de ciencia ficción y que en el futuro nos darán una serie de posibilidades a los ciudadanos de la Unión Europea realmente sorprendentes y que no imaginamos. Algunos proyectos, sin entrar en detalles porque son confidenciales, son sorprendentes y que van más allá de lo que se nos podría ocurrir.

_¿Por ejemplo?

_¿Será posible transmitir ideas o conceptos de cerebro a cerebro? Eso parece increíble, pero igual que poder transmitir la voz desde un lugar a otro a través de un aparato llamado teléfono fue algo disruptivo y novedoso en su momento, ahora esto también puede ser una realidad dentro de unos años. Son ideas muy novedosas.

_¿Puede darme otro ejemplo?

_Ordenadores basados no en el silíceo como ahora, que tienen unas limitaciones de cómputo, sino basados en la mecánica cuántica, con posibilidades extraordinarias. Y hace diez años era ciencia ficción y hoy es una realidad porque ya se trabaja con prototipos sencillos. También se trabaja en ordenadores, según lo acredita alguno de los proyectos que se presenta al programa Future Emerging Technologies (FET) del Horizonte 2020, basados en computación biológica con células u otros paradigmas biológicos. El ADN en este caso no parece muy adecuado. Estos ordenadores tendrían una capacidad de cómputo no mucho mayor sino completamente distinta. Y eso daría unas posibilidades inmensas.

_¿En qué trabaja Galicia en materia de tecnologías futuras y emergentes?

_Por ejemplo, en proyectos de robótica con muchas posibilidades. ¿Los robots pueden aprender y superarnos a través del aprendizaje y tener así nuevas capacidades? Pues eso es posible. ¿Tendrán conciencia los robots? La conciencia es un concepto filosófico muy importante. Pero en Galicia se está trabajando en esta línea de investigación. Hay unas posibilidades muy amplias. Y aparecen nuevos problemas, nuevos retos. Por ejemplo, si ahora aparece aquí un robot y realiza una labor pero nos da un golpe y nos lesiona, ¿quién es el responsable? Ahí se generan cuestiones que trascienden a la ciencia e involucran a las ciencias sociales como la ética, los aspectos jurídicos. Una de las profesiones del futuro será la de abogado especializado en cuestiones legales sobre los robots. Un robot puede causar un daño y debe tener un responsable. Toda esta tecnología dará lugar a nuevas situaciones que deben tener una solución.

Publicidad

Facebook